Resultados de la búsqueda

  •  

     El grupo fue fundado en los primeros años 80 por el Prof. Paulino Tuñón Blanco y su círculo de colaboradores.En aquel entonces las líneas de investigación se centraban en la caracterización electroquímica de compuestos de con actividad terapéutica (fármacos, citostáticos, etc).

    Posteriormente se orientó al diseño de superficies electródicas modificadas y sensores enzimáticos amperométricos empleando enzimas deshidrogenasas y oxidasas.  En estas reacciones está involucrado el NADH, molécula electroactiva que se puede emplear para la detección de sustratos y/o actividades enzimáticas. Su detección sobre electrodos sólidos requiere catalizadores eficientes. Nuestro grupo ha trabajado en dos tipos: polímeros conductores y derivados oxidados de adenina, éstos últimos descubiertos por nosotros presentan los mejores límites de detección hasta la fecha. Estos sistemas catalíticos se han utilizado para la determinación de etanol, glucosa, glutamato, lactato deshidrogenasa y fármacos antitumorales como fludarabina o cladribina.

    A finales de los años 90 se incorpora una nueva y prometedora línea de investigación: la impresión molecular de polímeros (MIP). Se trata de receptores artificiales creados por la huella molecular y la complementariedad de grupos funcionales que deja una molécula molde cuando se forma un polímero a su alrededor con distintos monómeros y reactivos entrecruzantes. El grupo ha aportado soluciones a la integración de MIPs y el transductor electroquímico y al diseño molecular computacional del MIP que ha sido refrendado por los experimentos. Así se han sintetizado enzimas artificiales que mimetizan el comportamiento de (cloro)peroxidasas.

    El comienzo del siglo XXI trajo consigo la especialización del grupo en métodos de análisis basados en ácidos nucleicos.

    Por una parte se han desarrollo genosensores y genoensayos para la detección específica de patógenos como L. pneumophila, M. tuberculosis, Salmonella, E. coli, etc. Se han usado diferentes plataformas: electrodos de Au serigrafiados desechables, masivos y nanoestructurados así como micropartículas magnéticas comerciales y nanopartículas magnéticas recubiertas de Au. Los principales avances se resumen en: 

    • Uso de tioanilina como tiol bloqueante de monocapas autoensambladas de Au (SAM) disminuye la señal del blanco aumentando la sensibilidad
    • Uso de sondas de captura estructuradas en ensayos tipo sándwich, 
    • Combinación con amplificación PCR, que mejora la selectividad, superando a la de la PCR a tiempo real.
    • Combinación con técnicas de amplificación isotérmica de ADN como HDA (amplificación dependiente de helicasa) o RPA (amplificación por recombinasa polimerasa).
    • Integración de las etapas de amplificación (en superficie) y detección en una única plataforma: electrodos de óxido de In y Sn (ITO)

     

    Por otra parte, hemos sido pioneros en la incorporación de aptámeros de ARN y ADN en sensores electroquímicos como nuevos receptores moleculares de mayor estabilidad térmica y química que los tradicionales anticuerpos. Se han diseñado aptasensores para antibióticos de uso veterinario y humano en fluidos biológicos y para proteínas patógenas en muestras medioambientales.